Imagíneate: tres chicas, un sueño y una gran ciudad que cree en él. Aquí nos dimos cuenta de lo posible que era nuestra idea y de que Shanghai iba a ser el lugar donde nacería nuestro proyecto. China nos dio alas y comenzamos a volar sin miedo a través del gigante asiático