Después de dos largos meses encerradas en casa, llegó el día en el que hemos podido salir fuera y disfrutar de la calle, los bares y por supuesto, ¡los amigos! Todos necesitábamos ese impulso de energía y cambio en nuestra rutina sedentaria, y gracias a ello seguimos trabaj