Estábamos más motivados que nunca, y con la estrategia perfecta desarrollada para los próximos meses: cantidad de tejidos que necesitábamos visitar, cuál tenía la tecnología adecuada para desarrollar nuestro producto, forma de fundar el dinero para el primer prototipo real