Los Comienzos

Todo empezó en la increíble e innovadora ciudad de Shanghai. Describirla como ciudad se nos quedaba corto, Shanghai era una jungla de oportunidades donde los sueños más raros e increíbles podían hacerse realidad. Ella te brindaba la oportunidad, tú solo tenías que cogerla para exprimirla al máximo, y eso fue lo que hicimos. Tres jóvenes desconocidas a miles de kilómetros de casa terminaron en un viejo sofá granate del Rayfont Hotel, especulando sobre su futuro contando diferentes anécdotas y soñando con la posibilidad de tener un par de tacones que a la vez se pudieran cambiar a planos. Sin embargo, China nos abrió los ojos y en vez de esperar a que alguien nos solucionara el problema decidimos agarrarlo por los cuernos y enfrentarnos a él nosotras mismas. Teníamos las ganas, la idea y estábamos en la ciudad, solo nos faltaba una cosa. Ponernos manos a la obra. 

1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *